Mujer pensando la idea de cambiar su vida.
  • Author:OH Galvan
  • Comments:1

La mala idea de cambiar tu vida.

Photo by Jamie Hack from FreeImages

La verdad es que seguramente estás ya hasta cansado de ver títulos como éste que mencionan la idea de cambiar tu vida y quizá también afirmes que es una mala idea, porque lo intentas y al final vuelve a quedar todo como estaba al inicio.

A veces peor…

No sé bien qué puedas haber leído o visto antes, pero en general esos artículos mayormente terminan siendo recomendaciones para comer o dormir mejor, o bien consejos para meditar u organizar mejor tu agenda, o cómo ser más paciente y tolerante con los que te rodean.

Tú mismo me dirás de qué trató el último que leíste y qué tanto te ayudó.

Y la verdad es que independientemente de que te hagan pensar por un rato, la verdad es que al final de la historia terminas exactamente igual que como estabas antes, sabiendo una cosa más, pero básicamente igual.

De ahí que pienses que cambiar tu vida quizá sea una mala idea.

Y no es por culpa del autor, o porque su contenido no sea bueno. ¡Hay muchos que son excelentes!

Sino más bien por lo mismo que mencioné en mi artículo: “El poder para crear en nuestra vida“, en donde claramente afirmé que poder cambiar cualquier cosa en tu vida tiene que ver con (y depende de), la forma en que funciona tu mente.

Por lo tanto primero hay que entender eso, después la relación de eso con lo que estás viviendo. Y ya después estar listo para los grandes movimientos y cambios.

¿Por dónde empezamos a cambiar?

Antes de hablar de cambios trascendentes, debe haber una previa valoración.

Así como en cualquier negocio, haríamos lo siguiente:

  • Ubicar el punto y situación donde está.
  • Ubicar y definir hasta dónde se quiere llegar.
  • Estimar los recursos que se requerirán.
  • Establecer la agenda y plan.

En el caso  de nuestra vida aplicaría de la siguiente manera:

  • Toma de conciencia plena sobre nuestra situación.
  • Visualizar a dónde nos llevará nuestro cambio.
  • Conseguir herramientas y reunir la voluntad de hacer lo que haga falta para lograr dicho cambio.
  • Hacer una decisión, el plan de acción y actuar.

Pero si no estás dispuesto a hacer todo esto, o no sabes por qué ni a dónde te llevaría, es mejor no empezar con nada.

Pero me obligo a decirte que una persona que no piensa en estas cosas alguna vez en su vida es un exacto equivalente a quien acepta que la vida simplemente “es así porque así es”.

Y claroque respeto esa posturas. Ninguna es mala.

Son dos opciones:

«La vida la vives tomando el volante y manejándola, o la vives en el asiento del pasajero».

Pero no puedes ir en medio de los dos asientos. ¡Que incómodo y qué peligroso!

Si no podemos cambiar nuestra vida y todo se reduce a cumplir un destino que ya está escrito en algún lugar, entonces no tendría sentido tener ambiciones, sueños, metas y propósitos.

Además de que entonces sí me parecería la vida un montaje extremadamente desigual e injusto.

Si viniéramos solamente a representar el papel que nos tocó, sin opción a decidir nosotros sobre nuestra vida. Realmente no tiene mucho sentido.

Pero afortunadamente no es así.

En seguida te voy a mencionar las bases de lo que en todos estos años de trabajar en mi crecimiento personal he establecido como los fundamentos de una muy conveniente manera de ver la vida.

Porque si la entiendes así, las posibilidades se te multiplican.

Y te digo esto porque a mí en lo personal, con mi forma de ser rebelde y la manía de cuestionar todo y a todos, me costó mucho trabajo aceptar.

Simplemente era demasiado para mí.

En esos años yo estaba en una crisis muy profunda, que abarcaba todos mis entornos. El personal, mis relaciones sociales y familiares, mi economía, mi salud y todo lo que me rodeaba.

¡Estaba hecho un lío!  

Y con mucha vergüenza tengo que aceptar que el hecho de tener una lista de culpables de mi situación, me daba algo de paz.

No me solucionaba nada, pero al menos tenía eso como justificación.

En esa lista estaban desde luego mis padres, mis hermanos, varios de mis profesores de la universidad, amigos con los que tenía dificultades, mi novia, mis ex novias, el banco que me negó el crédito para mi empresa y hasta el gobierno del municipio.

Ya no recuerdo si también estaba el presidente de la república, pero seguramente si.

¡Ah! Y olvidaba el clásico: Dios. Él también tenía mucha de la culpa de mi desgracia.

Pero un buen día tuve la fortuna de tener un primer encuentro con alguien que ya estaba desde hace tiempo en el tema del autoconocimiento y el desarrollo humano y fué cuando de hecho mi vida dio un giro total.

Por ahora quiero ya entrar en el tema de los fundamentos que te mencioné. Y no te voy a pedir que estés de acuerdo, pero si por favor revisa cada uno de los puntos y reflexiónalo un poco más allá de sólo leer las palabras.

Porque a partir de aquí puede iniciar una nueva manera de ver tu vida. Son postulados muy sencillos y son los siguientes:

  • La vida se rige por el principio de causa y efecto. Lo que tienes hoy frente a ti, no fue azar. Algo lo causó.
  • Siempre esa causa la manejas tú.
  • Tu vida te pertenece enteramente a ti y a nadie más que a ti.
  • Todo lo que hay actualmente en ella tú lo pusiste ahí.
  • Lo que estás viviendo hoy (tu situación) es consecuencia de tus pensamientos y acciones previos. De hace poco o de hace mucho.
  • Los demás te tratan de la exacta manera en que tú les indicas ( o permites) que lo hagan.
  • Las cosas que te pasaron son sólo cosas que sucedieron, pero el tamaño, la importancia y la consecuencia se los das tú.
  • Realmente nunca has hecho algo que no hayas querido hacer.

Si quieres todo esto de una forma más clara, entonces sería así:

«El único responsable de todo lo que te ha pasado y pasará, eres y siempre serás tú».

Y aquí es donde uno se pone bravo.

En mi caso yo no quería aceptar esto. Me querían quitar a todos mis culpables y recuerdo que me puse muy defensivo, enojado, casi violento, porque me quitaban toda excusa posible para mi falta de resultados.

Traslada eso a tu situación actual y dime si te parece cómodo mudarte a la conclusión de que todo lo que has hecho o no hecho es tu total responsabilidad.

Son cosas que si aceptas, en ese momento te cae de un golpe toda la responsabilidad de tu vida en las manos y la verdad es que nadie está como para eso y menos si no sabes ni por qué hiciste lo que hiciste.

Ya no te tengo que contar que al final lo terminé aceptando.

Y contrario a mi miedo inicial, esto fue muy liberador para mí. Pues aunque me quedé sin responsables de todo lo que no funcionaba en mi vida, también por primera vez tuve la esperanza de que se empiece a solucionar.

La razón era sencilla. Si era cierto que yo causé todo el lío, entonces tenía que ser cierto que yo lo podía resolver.

En cambio, cuando yo pensaba que mi mala fortuna era causada y mantenida por terceros, yo mismo me puse en una posición impotente.

Yo era una víctima.

Pero cuando te ves como el responsable, te es más fácil dar el giro. No sabes qué hacer, pero al menos ya sabes que queda en tus manos.

La opción que tenía antes de esto era esperar a que cambien todos para que yo sea feliz. Y eso, ahora a la distancia lo veo como una de las cosas menos inteligentes que he hecho en mi vida.

Así que si has leído los puntos que enumeré arriba y algo se te revolvió dentro, pero aún seguiste leyendo, déjame decirte que vamos por buen camino.

Yo escribo y mantengo este sitio por y para ayudar a la gente a mejorar sus vidas. No tengo que aclarar que no es sencillo hacer eso, ni creo que quien de veras ambiciona eso, se piense que esto es un paseo por el parque.

Al desarrollo humano siempre lo pintan con personas sonrientes, prósperas, amables y felices.

Pero casi no se mencionan los cientos de horas de desesperación, de frustración por no lograr avances, la angustia de ver tu vida como realmente es, de quitar todos los adornos a tu infancia y a tu familia, de ver tu fragilidad expuesta y el terror de muerte que da renunciar a las creencias que te sostuvieron toda tu vida, para cambiarlas por unas nuevas que no estás seguro de que vayan a funcionar.

Se necesita mucho carácter para esto, muchas ganas de ser mejor y mucha fe. Y de la fe más difícil de tener, que es la fe en ti mismo.

Voy a escribir cosas que te van a incomodar, que te van a descolocar en tu zona de confort, pero lo hago con la intención de que de verdad este mundo sea mejor en base a tener en él a más personas felices y realizadas.

Y ya puesto esto en contexto. Eso no se puede lograr si esa persona no está viviendo realmente su vida, sino una que cree que es suya, pero que realmente la manejan sus creencias y mecanismos.

«Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar»

Antonio Machado

Los puntos que te acabo de enumerar, estoy seguro que ya empezaron la polémica interna. Y estoy dispuesto a tener esta discusión con todos los que tomen el reto.

Así que en los días subsecuentes iré entrando en el fino desglose y ampliando todos y cada uno de ellos. Ya que merece la pena y de eso se trata este blog.

Poco a poco irlo formando y darle una secuencia para todo aquel que a lo largo del tiempo lo vaya descubriendo y se vaya integrando. Para que parta de aquí y así le siga hasta donde quiera y pueda.

Por ahora nuevamente gracias por tu lectura y te deseo un magnífico día.