El autor

Foto OH Galvan

El autor

Me llamo OH Galván. Nací hace un montón de años en la Ciudad de México.

Soy el mayor de 10 hermanos, y desde muy pequeño desarrollé una fascinación por la gente. Siempre me gustó observarla. En especial su comportamiento.  Encontraba lo diferente y único de cada persona, pero me llamaban mucho la atención sus acciones y conductas y desde luego que al poco tiempo encontré lo divertido de usar eso para predecir reacciones y decisiones. Es más o menos como cuando entiendes el funcionamiento de una máquina. El caso es que casi toda mi vida he pensado en el ser humano como una entidad complejamente fascinante.

De niño era divertido, porque parecía un poder de adivinación o un «don» que podía ser hasta gracioso en ocasiones. Pero ya de grande sí que me trajo muchos problemas y muy fuertes. Aprendí a la mala que si alguien no te muestra voluntariamente alguno de sus aspectos o sólo quiere compartir una parte de lo que piensa o hace o siente, o incluso inventarse toda la historia que te presenta, es mejor tomarlo así y aceptarlo como esa persona lo desea, y no demostrarle que su historia «no cuadra».

Con el tiempo y la vida terminé por entender que cada quien tiene un camino que elige, y una forma muy propia de andarlo y aunque por fuera y ante ciertos ojos pueda parecer caótico o incorrecto, al final es su camino, sea que así lo eligió o sea al que se tuvo que adaptar sin remedio ni opciones. Pero al fin es su derecho y es su decisión.

Si alguien de verdad quiere cambiar sus circunstancias, entonces lo hará. A su ritmo, modo y capacidad. Ahora sé que no importa lo terrible que pueda parecer la situación de alguien, ya que si ese alguien llega a un punto de no poder sobrellevarla, hará algo para cambiarla. Sin duda alguna.

Por eso fundé este sitio. Para compartir lo que he aprendido y vivido con personas a las que les interese y quieran saberlo, para ayudar y para acompañarnos en esta aventura de crecer nuestras capacidades y posibilidades de vivir una vida totalmente libre, plena y satisfactoria. ¡No digo que ya llegué a eso! Ni digo que lo que publique sea la única verdad. Porque siento que me falta mucho más de lo que ya llevo, pero me encanta este camino y esta es una de mis formas de seguirlo.

Si algo de aquí te ayuda, yo quedaré encantado con eso.